Florencia. En un estadio Alberto Buitrago Hoyos colmado de amigos y seguidores de los electos gobernador de Caquetá y alcalde de Florencia, tomaron posesión el día de hoy Álvaro Pacheco Álvarez como gobernante de los caqueteños y Andrés Mauricio Perdomo Lara como mandatario de los florencianos.

El evento al que ambos dirigentes llegaron acompañados de sus esposas, hijos y familiares, concentró a importantes personalidades del orden local, departamental y nacional, quienes ocuparon las sillas de privilegio en la tarima instalada para la ceremonia de posesión.

El primero en hacer el juramento y tomar posesión fue Andrés Mauricio Perdomo, quien plasmó su firma y su huella en el documento que elaboró el notario primero de Florencia. Seguidamente fue Álvaro Pacheco Álvarez quien alzó la mano para jurar en nombre de Dios y la Constitución acatar las normas que le impone su nuevo cargo como Gobernador del Caquetá.

Tras la posesión llegó la hora de la tradicional foto con la banda de imposición, donde se notó la unión y la camadería que ha caracterizado la relación del alcalde capitalino y el gobernador departamental durante los últimos meses.

Finalmente llegó la hora de los discursos, en el que Andrés Mauricio Perdomo destacó que desde el primero de enero será el primer policía de la ciudad, para lograr así actuar con autoridad e iniciar a solucionar muchas de las problemáticas que aquejan a Florencia. En ese punto hizo énfasis en que fue elegido por el partido Centro Democrático, lo cual para él es símbolo de cómo manejar con autoridad al país, por lo que espera replicarlo en la capital caqueteña. El alcalde electo, recalcó que llega al poder sin ningún tipo de ataduras políticas o intereses particulares, por lo cual podrá combatir de frente la corrupción.

Haciendo alarde de su intachable hoja de vida, fue enfático al decir que será el primer en denunciar cualquier irregularidad de sus funcionarios.

Posteriormente el uso de la palabra le correspondió a Álvaro Pacheco, quien agradeció a todos los presentes el acompañamiento y destacó que su paso por momentos difíciles como los meses en los que fue privado de la libertad, le sirvieron para conocer la bondad de Dios, y es así que “después de la tormenta siempre llega la calma”.

Posesión de Álvaro Pacheco y Andrés Mauricio
Posesión de Álvaro Pacheco y Andrés Mauricio