keaFlorencia. A la hora de hacerse notar para capturar los votos de los ciudadanos en Florencia y el Caquetá hay políticos y campañas muy recursivas, ingeniosas o simplemente descabelladas que buscan salirse de los cotidiano y tradicional y tratar de llamar la atención del electorado.

En esta ocasión mostraremos tres ejemplos de la “recursividad” de algunos candidatos que aspiran ocupar un puesto en corporaciones públicas y cargos de elección popular. El primero de ellos tiene como protagonista al candidato a la Alcaldía de Florencia, Pablo Álvarez, quien en su publicidad promete de forma franca y abierta “No robar”.

pablo

Aunque parece una idea loable, deja mucho qué pensar el hecho de que los políticos regionales deban promulgar con palabra de honor y todo que no van a robar el erario público, cuando debería ser una premisa intrínseca de cada aspirante a un cargo ejecutivo donde será el ordenador del gasto con recursos que son de todos los ciudadanos.

Dejando de lado a quien promete no robar, aparece uno mucho más agresivo y tal vez no tuvo la mejor asesoría a la hora de imprimir un pendón en el que invita a votar por las mujeres que ejercen el oficio más viejo del mundo, la prostitución. El candidato Miller Romero, invita a votar por él al Concejo donde aparece en la posición 14 por la colectividad del Partido Liberal. Según el “brillante” candidato, los hijos de las “putas” no supieron gobernar a Florencia y el Caquetá, por eso hay que votar por las “putas”, así lo dice él en su publicidad. Desde luego no falto quién le reclamara por este tipo de publicidad y lo cuestionara sobre su manera de ganarse la vida, ya que si invita a votar por las “putas”, mínimo debe ser que representa a ese sector de la zona de tolerancia de la capital caqueteña.

puta

Por último y para completar esta entrega de los “genios” de la publicidad política en el departamento, tenemos al candidato al Concejo de Florencia por el Partido Alianza Verde, Jairo Díaz, quien aparece con escoba en mano barriendo ratas con el Palacio Municipal de la capital caqueteña de fondo.  La idea no es del todo descabellada ya que Jairo Díaz ha sido uno de los ciudadanos más activos a la hora de denunciar irregularidades en la Administración Municipal, pero tiene algunos detractores que aseguran que falta al respeto no solo a los funcionarios públicos, sino a la institucionalidad colombiana. Además se preguntan cuáles son sus ganas y deseos de ingresar a ese “nido de ratas” del que tanto se queja. Muchos se preguntan si de llegar al Concejo, mantendrá su escoba en mano.

asd

No hay que olvidar que de esta bella región caqueteña salió la “gran” propuesta en las elecciones anteriores a la Cámara de Representantes, de posar desnudo para realizar un símil con la transparencia que deben tener los políticos. La mente “maestra” de aquella publicidad fue el Marlon Monsalve, quien ahora aspira a la Asamblea Departamental por el Partido Alianza Verde, aunque en esta ocasión aparece vestido en sus afiches y vallas. Tal vez, le vaya mejor en esta ocasión.

marlon