¡Ya se verá!

Jaime Barco García, columnista de Tucaqueta.com

Luis Jaime Barco García| Las últimas dos semanas, han sido más movidas que muchos años juntos; se van concretando sueños y se van haciendo realidad muchas esperanzas.

El cese bilateral de fuegos y de hostilidades entre el Gobierno Nacional y las FARC; son un gran paso en la dirección correcta: la firma de un acuerdo de PAZ (sí con mayúsculas). Se han establecido unas condiciones a cumplir por las partes, un derrotero y unas fechas límite para cumplir lo pactado.

La presencia, del Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon y del representante del Presidente de los EE. UU. Bernard Aronson; son una clara muestra de que esta vez la cosa va en serio y que las conversaciones van lo suficientemente adelantadas. De lo contrario; ni la ONU ni el gringo, se hubieran aparecido en “la foto” de La Habana. Bobitos no son. Ni se hubieran prestado para este espectáculo, con el riesgo de hacer “el oso” ante la comunidad internacional y  la opinión pública norteamericana en plena campaña presidencial, para suceder a Barak Hussein Obama.

En este caso la mejor noticia, es que en EE. UU. La situación de Colombia  no ha sido un tema de la campaña electoral, lo que augura que la actitud de su actual gobierno, hacia el proceso de paz; será continuada por cualquiera que sea su sucesor; es decir seguirá siendo una política de estado; lo cual favorece el apoyo político y financiero al proceso de paz.

Pub.7

La actitud de EE. UU. al sentarse a la mesa de negociación, con un grupo al que define como “narcoterrorista”; bendiciendo el camino tomado por un gobierno, como el colombiano; que más que aliado, gira en su órbita y sigue sus dictados, es plena prueba de lo dicho más arriba.

A estas alturas del partido, el “destrate” saldría muy costoso, para cualquiera de las partes que quisiera “sacarle el cu…erpo” al acuerdo. Y nos condenaría a mantener esta guerra que con las FARC lleva ya 52 años; pero si tenemos en cuenta, el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán; el 9 de Abril de 1948, ya vamos para 70 años prácticamente ininterrumpidos; matándonos entre hermanos, por ser godos, cachiporros, chusmeros, mamertos, paracos, esperanzados, elenos, emilios, emes, quintines, UP, autodefensas, auxiliares, informantes, cooperantes. Sin descontar a aquellos que matan por su “dios”; por ser del otro equipo (de fútbol) por maricas; o por que a alguien que le molesta, que otro sea “distinto” de alguna manera: en el hablar, al vestirse; por sus creencias u opiniones;  todos léase bien TODOS, podemos ser blanco del otro, y susceptibles de ser suprimidos (asesinados); por cualquier razón y sin motivo alguno.

Ese concepto básico, la VIDA (si con mayúscula), es el que podremos defender en PAZ sí alcanzamos el acuerdo, precisamente, con aquellos que en armas; le declararon su guerra al estado y hoy, sin vencedores ni vencidos, nuestros hijos conocerán algo que hasta hoy nosotros no hemos conocido.

Como dijo un sobreviviente de la masacre de Bojayá (Chocó 2 de Mayo de 2002- cilindro bomba, lanzado por el frente 58 de las FARC que impactó la iglesia del caserío; ocasionando la muerte de 119 civiles, que habían buscado allí refugio, huyendo de los combates, entre la guerrilla y el bloque Elmer Cárdenas de las AUC).    ¡YA   SE VERÁ!

Jaime Barco García, columnista de Tucaqueta.com

Jaime Barco García, columnista de Tucaqueta.com