No es Santos de mi devoción

Jaime Barco García, columnista de Tucaqueta.com

Luis Jaime Barco García|  Soy de aquellos, que piensan que la diferencia entre “Juanma” y “Furibe” es más de temperamento y actitud; (modales, dirían otros) que de contradicciones en los temas de fondo.

Excepto, en la necesidad de buscar la Paz y reconocer; que en Colombia ha habido un conflicto armado, la visión de uno y otro; en su concepción del mundo y el papel del Estado, son muy semejantes.

No de otra manera, se entendería porqué Santos, que fue el “ministro estrella” de él Presidente Uribe; fue ungido por este,  al embolatarse la candidatura de “Uribito” (Andrés Felipe Arias, su copia y consentido Ministro de Agricultura) primero, al perder la consulta abierta, conservadora; frente a Nohemi Sanín (evento en el cual, muchos de  los miembros de todos los partidos, votaron por Sanín, para “atajar” a Uribito) y más tarde, al caer en desgracia Arias, siendo condenado a 17 años de cárcel, por el escándalo de Agro Ingreso Seguro; hecho este que lo tiene huyendo de la justicia colombiana y Ad-portas de su deportación de los Estados Unidos.

abril012

Uribe, al ver frustrada su segunda reelección, le tocó echar mano de Santos, (quien fundó y fue candidato, por el partido de la U) como su  sucesor en la política de la seguridad democrática; con la ilusión de gobernar “en cuerpo ajeno” a través del hoy presidente de la República.

En el 2010 cabalgando sobre la popularidad de Uribe, Santos obtuvo más de nueve millones de votos en la segunda vuelta, frente a tres millones seiscientos mil de Mockus.

Es importante resaltar, que el partido Liberal, con su candidato Rafael Pardo, obtuvo en la primera vuelta presidencial de 2010 apenas,  600.000 votos en la primera vuelta, porque sus “barones electorales” no lo apoyaron y se fueron con Santos; quien obtuvo siete millones de votos. Minando de esta manera la capacidad de negociación y representación de este partido en su primer gobierno.

Tan es así, que en la primera vuelta el Partido Liberal clasificó en sexto lugar, detrás del Partido Verde (3.1 millones) Mientras Vargas Lleras, con Cambio Radical obtuvo un millón quinientos mil votos; (lo que explicaría porque en el actual gobierno, fungió como Vicepresidente) El Polo con Petro, obtuvo 1.3 millones de votos y Martha Lucia Ramírez del P.C.C.  (Partido Conservador Colombiano) obtuvo 900.000 sufragios.

abril013

Esto reafirma la coherencia de los líderes de los partidos tradicionales, al momento de defender sus ideales: primero los contratos, burocracia y presupuesto. Ya que estar fuera de nómina es la muerte para sus prebendas y clientela; lo mejor es “arrimarse al árbol que dé más sombra” porque “el que no se voltea no se asa”.

Lo de las ideas “es maíz pa los pollos”

Uribe se sintió traicionado por Santos; desde su posesión, por los primeros nombramientos y declaraciones, como la de que “yo tengo la llave de la paz” y organiza su Centro Democrático para oponerse a éste.

Su candidato, Oscar Iván Zuloaga, en la primera vuelta presidencial del 2014 gana con 3.8 millones de votos, frente a Santos, candidato de Unidad Nacional (Partido de la U, Liberal, Cambio Radical y la mayoría de los parlamentarios conservadores) quien saca 3.3 millones de votos; Martha L. Ramírez y Clara López, la una conservadora y la otra del Polo, obtienen cada una 2 millones de votos y el candidato verde Enrique Peñaloza (hoy alcalde de Btá) 1 millón de votos.

En la segunda vuelta, prácticamente, se unen todas las fuerzas, para apoyar a Santos o dejando en libertad a sus miembros, para votar contra el candidato de Uribe; así las cosas, Zuluaga consigue 6.9 millones de votos y Santos es reelegido con 7.8 millones de votos.

abril014

Es de anotar que en el Caquetá, cuando Santos en 2010 era el candidato de Uribe obtuvo la mayor votación: 53.000 en la primera vuelta y 63.000 en la segunda, mientras Antanas sacaba 16.000 y 18.000.  Para el 2014 el candidato uribista, Oscar Iván, ponía en la primera vuelta 47.000 sufragios y Santos 15.000 y en la segunda Zuluaga 68.000 contra 34.000 de Juan M. Santos. Lo que también nos permite inferir la poca  importancia y representación de nuestro Departamento en el concierto nacional, dada nuestra escasa participación en los comicios electorales; el Caquetá le aportó el 0,4% de los votos al actual Presidente y del total de los votos emitidos a nivel nacional representamos el 0,7% de la votación. De ñapa, tenemos más de un 60% de abstención ¿con qué cara, le pedimos algo a ningún gobierno?

Todo lo anterior, confirma la grave debilidad del actual Presidente  en materia de aceptación, la percepción negativa, que ha logrado vender exitosamente, su antes mentor y hoy mayor contradictor, el ahora senador Álvaro Uribe, pero lo más diciente de las cifras y hechos atrás relacionados; es nuestra mínima participación cómo ciudadanos,  nuestra falta de discernimiento y diferenciación de las agrupaciones políticas junto con las ideas que representan. Seguimos a quien nos dé algo, nos garantice un ahora; ya nadie lucha por no morir; todos luchamos por sobrevivir y todo vale; con miedo, con egoísmo, con rabia. Primero yo, segundo yo y tercero yo. Es fácil entender a San Francisco de Asís, cuando decía: “el hombre es lobo para el hombre”.

Nunca es tarde para cambiar esta situación, comencemos ya; por nosotros mismos.

Jaime Barco García, columnista de Tucaqueta.com

Jaime Barco García, columnista de Tucaqueta.com