Florencia. La denuncia la realizó el senador Roy Barreras durante el debate de moción de censura contra el ministro de Defensa, Guillermo Botero, en el que dijo que el funcionario le ocultó a Colombia la muerte de al menos siete menores de edad durante un bombardeo en la vereda La Candileja (ubicada en zona rural de San Vicente del Caguán, Caquetá), que realizaron las Fuerzas Militares en un operativo contra alias ‘Gildardo Cucho’, disidente de las extintas FARC.

Esta operación de ofensiva fue adelanta el pasado 29 de agosto por las Fuerzas Militares que en su momento en un reporte preliminar anunciaron haber afectado a 9 disidentes integrantes del GAOR 7; luego, el 2 de septiembre, el coronel Fernando Ávila dijo a la prensa que eran “14 los delincuentes muertos” en el bombardeo; pero hasta ese entonces en ningún momento hablaron de menores de edad.

Ante las declaraciones del senador Roy Barreras, soportadas con informes forenses, donde denunció que en este ataque murieron una niña de 12 años, un joven de 15, dos de 16 y tres de 17 años; el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, aseguró este miércoles que antes del operativo “no se tenía conocimiento de la presencia de menores de edad que hicieran parte de la estructura de seguridad del blanco lícito alias ‘Gildardo’”.

Sin embargo, el personero de Puerto Rico, Caquetá, Herner Carreño, se encargó de desmentir el desconocimiento por parte de las autoridades, asegurando que se había denunciado públicamente ante las autoridades competentes sobre el reclutamiento forzado de menores de edad en la zona; específicamente habló del caso de tres niñas de 13, 16 y 17 años que fueron reclutadas en la vereda Pringamoza, Villahermosa Alta y La Flor del corregimiento de Lucitania del municipio de Puerto Rico.

“Denuncié directamente frente al Director seccional de Fiscalías en un documento que le envió la Personería Municipal donde le ponía en conocimiento estos tres casos de reclutamiento forzado y el posterior homicidio de estos niños en un bombardeo que realizó el Gobierno Nacional en área rural de San Vicente del Caguán”, señaló el Personero, quien aseguró que las denuncias se adelantaron desde la Personería a petición de las familias que se acercaron con temor a poner en conocimiento la situación.

Los menores que fallecieron fueron identificados como: Ángela Gaitán, 12 años; Sandra Vargas, 16 años; Diana Medina, 16 años; José Rojas, 15 años; Jhon Pinzón, 17 años; Wilmer Castro, 17 años, y Abimiler Morales, 17 años. Pero ahora, en un reciente comunicado la Fiscalía confirmó este miércoles que tras el bombardeo fueron identificados 15 cuerpos, entre ellos, ocho menores de edad y siete adultos, y dos más que permanecer sin identificar.

La directora de Medicina Legal, Claudia García, en entrevista con Noticias RCN, se refirió al procedimiento realizado por la entidad para la plena identificación de los cuerpos: “Se inicia con huellas dactilares y para otros casos a través de pruebas genéticas”, explicó. La funcionaria dijo que los resultados se entregaron a la Fiscalía General, la entidad que solicitó la información.

Ante esta situación el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, manifestó: “Es necesario tener en cuenta que quien infringe el derecho internacional humanitario es quien coloca a una persona protegida en un riesgo que no debe soportar, es decir, que el GAO residual es quien comete un crimen de guerra al reclutar de manera forzosa a menores de edad y ubicarlos dentro de un objetivo militar”.

Senador Roy Barreta acusó al Ministro de Defensa de ocultar la muerte de 8 menores de edad durante operación militar contra alias “Gildardo” o el “Cucho” en Caquetá. Foto: MinDefensa