San Vicente del Caguán. En el desarrollo de operaciones militares, las tropas de la Sexta División del Ejército Nacional en coordinación con la Policía seccional Caquetá, fue capturado Yerney Yosa Caviedes, alias “Carlos Valdés” o “Morocho”, presunto cuarto cabecilla de la estructura residual 62, quien era el encargado del cobro de extorsiones y responsable de la comercialización de narcóticos por rutas que conducían hacia el sur y centro de América.

“Carlos Valdés” o “Morocho” se encontraba en el casco urbano de San Vicente del Caguán, cuando tropas del Batallón de Infantería Cazadores, las Fuerzas Especiales Urbanas y efectivos de la Policía Nacional, determinaron su ubicación como resultado de un trabajo de investigación que reunió la inteligencia militar y las denuncias hechas por la población civil.

Este sujeto es señalado de realizar amenazas extorsivas a varios alcaldes del Caquetá, y de realizar extorsiones a campesinos, transportadores y comerciantes de los municipios de San Vicente del Caguán, Cartagena del Chairá, La Montañita, el Paujil, Puerto Rico y Solano.

Además, el capturado tiene un amplio historial de narcotráfico y criminalidad; tenía más de 10 años delinquiendo al interior del extinto frente 62 de las Farc, al cual ingresó como guerrillero raso del desaparecido frente 63; en el año 2010 pasó a la comisión de explosivitas del mismo frente; luego, en el año 2013, fue capturado por la fuerza pública en el municipio de San Vicente del Caguán; pero tiempo después fue dejado en libertad tras la firma de los acuerdos de paz, lo cual aprovechó para continuar en la ilegalidad, ya que en el 2018 asume el mando de comisión al interior del grupo armado organizado residual estructura 62.

Al mismo tiempo es acusado de reclutar menores de edad con el objetivo de fortalecer la mencionada estructura residual. También se le investigan posibles vínculos y coordinaciones que venía realizando con integrantes de la estructura residual 40, con el fin de adelantar atentados terroristas en contra de guarniciones militares, estaciones de policía, infraestructura económica del Estado y población civil.

El presunto cabecilla fue dejado a disposición de la Fiscalía Especializada número 162; con lo cual la fuerza pública efectúa un golpe contundente a la cadena del narcotráfico y criminalidad por parte de los grupos armados organizados que delinquen en el departamento del Caquetá, lo que refleja la reducción en sus diferentes capacidades criminales y accionar terrorista.