Florencia. Ya no es posible visitar con tranquilidad las tumbas de los seres queridos que reposan en el Cementerio Central ubicado en el barrio La Bocana de Florencia. Así lo han denunciado algunas familias que han sido víctimas de la inseguridad que inunda el campo santo, a causa de la presencia de drogadictos durante el día y del robo de lápidas que ocurre durante las noches cuando el cementerio se encuentra sin ningún tipo de vigilancia.

Esta situación se ha venido presentando desde hace aproximadamente un año, según lo narró Yalile Rivera, una de las afectadas, quien, en noviembre del 2018 al salir de una misa campal dentro del Cementerio, encontró que habían dañado la puerta su vehículo para robarle sus pertenencias. Según ella, dentro del cementerio se encuentran muchas personas consumiendo sustancias alucinógenas quienes serían los que cometen estos hurtos; “es sorprendente que uno ya no pueda ir al Cementerio a visitar sus seres queridos a raíz de tanta inseguridad que hay”, aseguró.

Además, hace tres semanas encontró destruida la lápida de la tumba de su esposo; pues delincuentes inescrupulosos habían retirado el marco de la puerta con el vidrio y soporte. De acuerdo con su testimonio, en el mismo pabellón donde se encuentran los restos de su esposo, han dañado otras cuatro tumbas más. Al parecer estos materiales son hurtados para venderlos como chatarra. De esta manera, las familias de los difuntos están sufriendo daños tanto emocionales como económicos.

Vecinos del sector han identificado el alias de uno de los individuos que al parecer comete este tipo de fechorías, como ‘Piña’; un delincuente que hace poco habría salido de la cárcel donde estuvo preso por el mismo delito y por robar contadores en las viviendas.

Desde la Administración del Cementerio Central de Florencia, manifestaron que hasta el momento no han recibido denuncias recientes de este tipo; por lo que indicaron que es necesario que las personas afectadas hagan llegar por escrito las denuncias para poder buscar una solución.

Ante esta situación, las víctimas hacen un llamado a las autoridades competentes dado que se sienten desprotegidos, pues durante el día solo hacen presencia 3 sepultureros y se requiere la presencia de uniformados de la Policía. Por esta razón los afectados se encuentran elaborando un oficio dirigido a la Arquidiócesis de Florencia, a la Alcaldía Municipal y a la Policía Nacional, manifestando esta problemática para que así se tomen los correctivos pertinentes para combatir este flagelo.

Indignados se encuentran los familiares de quienes descansan en paz en el Cementerio Central de Florencia, a causa de los constantes robos de marcos y puertas de las tumbas.