Florencia. La liquidación de la EPS Caprecom, que estaba a cargo de la atención en salud de los más de 121 mil internos de las cárceles del país, generó todo tipo de dificultades para las personas privadas de la libertad a lo largo y ancho de Colombia. Y aunque con la creación del Fondo Nacional de Salud para las personas privadas de la libertad muchas de estas dificultades fueron superadas, aún en ciudades como Florencia las complicaciones en los servicios médicos permanecen.

El caso de la esposa de Álvaro Suárez Correa, una mujer que purga una pena con el “privilegio” de la casa por cárcel, ha puesto de manifiesto las dificultades en la atención médica para las personas que están cobijadas por el Inpec en cuanto a su servicio de salud.

Según cuenta el hombre, su consorte estuvo dos años como interna en la cárcel El Cunduy, donde como consecuencia de una grave enfermedad, un juez de la República le concedió la prerrogativa de detención domiciliaria.

Ya en su casa, la mujer continuó con el tratamiento médico gracias a su afiliación a la EPS Caprecom, entidad que hasta hace unos meses era la encargada de la cobertura en salud para los presos del Inpec. Sin embargo, con la liquidación de Caprecom, iniciaron los inconvenientes en la atención médica de la mujer que goza de detención domiciliaria.

Álvaro Suárez comentó que desde hace días los medicamentos que requiere su esposa para mantenerse estable no le son suministrados ya que el Inpec no tiene contrato con ninguna de las EPS de la ciudad, y así también lo ratifica el director de la cárcel El Cunduy, Carlos Fernando Duque Márquez, quien recalcó que desde el nivel central se adelantan las gestiones necesarias para superar este tipo de dificultades.

Según Duque Márquez, los inconvenientes se registran con las personas que gozan de detención domiciliaria, ya que los presos internos de la cárcel El Cunduy son atendidos gracias al Fondo Nacional de Salud para personas privadas de la libertad.

Mientras las actuaciones administrativas surgen efecto, Álvaro Suárez teme por la salud de su esposa quien requiere con urgencia los medicamentos recetados por los médicos, “el Inpec es el responsable de suministrarle los medicamentos, los inhaladores, la bala de oxigeno, y cada fórmula. Estamos a la espera de la orden pero el Inpec aún no tiene contrato con ninguna EPS, es una situación muy compleja”, comentó el hombre.

La cárcel de El Cunduy también sufre con las dificultades en la atención médica de los presos colombianos.
La cárcel de El Cunduy también sufre con las dificultades en la atención médica de los presos colombianos.