Florencia | Hasta la semana anterior una persona que era sorprendida con más de 20 gramos de marihuana o más de un gramo de cocaína podía ser judicializada por el delito de porte y tráfico de estupefacientes.

Sin embargo, ahora un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia amplió la dosis mínima tanto para las drogas blandas como para las duras, por lo que un ciudadano que sea sorprendido con más de 20 gramos de marihuana o más de un gramo de cocaína podría argumentar que se trata de una cantidad necesaria para su consumo personal.

Esto implica un desgaste aún mayor para las autoridades judiciales que no podrán capturar a quien asegure que la cantidad de estupefaciente que porta consigo hace parte de su dosis mínima. Incluso el Procurador General, Alejandro Ordoñez, calificó la decisión de la Corte como una manera de legalizar el micro tráfico en Colombia.

En Florencia, una ciudad que a diario registra capturas por tráfico de estupefaciente, las autoridades ven con preocupación el accionar judicial frente a este nuevo fallo, “ahora la Corte dice que un enfermo puede decir que su dosis es de 30, 50 o 100 gramos, por lo que no es objeto de judicialización siempre y cuando esa persona demuestre que es consumidora o enferma. Ahí es donde entramos a determina qué hará la Policía para determinar que esta persona es enferma”, aseguró el coronel Miguel Ángel Botia Murillo, comandante del Departamento de Policía Caquetá.

El oficial afirmó que su institución es respetuosa de las decisiones de las altas cortes, pero aún así continuarán capturando a las personas que sobrepasen los 20 gramos de marihuana o el gramo de cocaína, para presentarlo ante la Fiscalía y sea este órgano quien decida si lleva ante un juez de garantías a los detenidos.

Con este panorama, las dificultades para el trabajo de la Policía Nacional contar el micro tráfico se acrecientan, “los delincuentes utilizan rápidamente esa estrategia de emplear personas enfermas para la distribución. Yo te doy un gramo pero me distribuye 10, con el pretexto de que es consumidor y enfermo… ahí vamos a encontrar dificultades”, argumentó el coronel Botia Murillo.

En lo corrido del año 2016 la Policía Nacional ha realizado en Florencia cerca de 12 allanamientos a casas dedicas a la venta de estupefacientes en mínimas cantidades, donde se han capturado varias personas acusadas de tráfico de estupefacientes.

La pregunta que tienen muchos sectores de la sociedad colombiana es si el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia contribuirá a minimizar los golpes en contra de las estructuras de micro tráfico en ciudades como Florencia.

La lucha contra el micro tráfico se podría ver afectada por la decisión de la Corte Suprema de Justicia.
La lucha contra el micro tráfico se podría ver afectada por la decisión de la Corte Suprema de Justicia.