Florencia| Continuas son las intervenciones policiales en el barrio El Idema, sector de Florencia dondeprimael consumo y comercializaciónde estupefacientes; aunque gran parte de la comunidad está de acuerdo con los controles que allí se realizan, dicen que, en esta oportunidad, pagaron ‘los platos rotos’ de un problema entre uniformados y un presunto delincuente.

Según denunciaron, rechazan la manera arbitraria en la que uniformados proceden durante los operativos. Manifestaron que, al parecer, se han venido presentados abusos de autoridad con las personas en situación de calle que allí residen, además de los mismos habitantes quienes han tenido que soportar los atropellos que, según ellos, ha cometido la Policía.

Habitantes de este sector de Florencia, denuncian que este martes en horas de la noche, dos uniformados llegaron hasta la zona persiguiendo un hombre que, al parecer, acababa de cometer un delito. La embestida contra el supuesto ladrón la terminó pagando la comunidad, porque presuntamente, los policías empezaron a disparar cuando unas personas empezaron a arrojarles piedras.

Según la denuncia, dichas piedras venían desde el barrio El San Luis y no del Idema, como en ese momento pensaron los uniformados, quienes inmediatamente habrían respondido a punta de disparos. “Venían persiguiendo a alguien y resulta que llegaron a la esquina, al pie de la cámara tirando bala, fuera de eso nosotros le gritábamos ¡miren que hay niños! y no copiaron, entonces la gente del otro lado del San Luis empezó a tirar piedras, entonces nosotros dijimos vayan y miren que es del otro lado”, relató uno de los habitantes.

Esta misma persona manifestó que en medio de los repetitivos disparos, una persona en situación de calle fue agredida indiscriminadamente al parecer, por uno de los patrulleros. “Hay un indigente que le pegaron unos bolillazos, hay otro muchacho que el mismo agente le metió hace dos meses unos balazos y por eso está demandado”.

Otra de las afectadas señaló que, en medio del desorden, un uniformado le lanzó una pedrada sin importarle que llevaba una bebé en sus brazos. “Nosotros estábamos ahí sentados, cuando venía un policía corriendo, entonces yo salí corriendo a coger la niña y ahí comenzaron a tirar disparos. Yo venía y llegó el tombo y me pegó una pedrada y yo tenía la niña en brazos; la verdad yo me asusté muy feo”.