En desarrollo del proceso de formación complementaria que imparte el Centro Tecnológico de la Amazonia, sobre Sistemas Agroforestales en el que participaron 26 aprendices de la comunidad indígena Koreguaje, asentada en zona rural de esta ciudad, se establecieron 3 hectáreas de cacao, con su respectiva cadena productiva, como estrategia para mitigar la deforestación que viene afectando al territorio. 

La iniciativa que avanza y es liderada por el Batallón de Ingenieros Liborio Mejía y cuenta con la articulación de Agroservicios del Caquetá S.A.S, Corpoamazonia y el programa Fé en Colombia, quienes, junto a la instructora Yiseth Buitrago llegaron hasta el Cabildo Choosa´aro Ko´revaju, para impulsar el proyecto que busca la apropiación del territorio y reducción de gases efecto invernadero causado por la deforestación y degradación de los bosques en el departamento del Caquetá.

 “Como comunidad nos preparamos para ser dinamizadores de procesos locales del territorio, promoviendo mecanismos de apropiación responsable de los recursos naturales, reconociendo las oportunidades y rescatando los saberes tradicionales, que junto al apoyo institucional y la formación del SENA, nos permitan ser amigables con el ambiente y auto sostenibles”, destacó Pedro Valencia Pizarro, Gobernador del cabildo y aprendiz.

Es así como se logró adaptar un sistema agroforestal con enfoque de reducción de gases efecto invernadero causado por la deforestación y degradación de los boques, como mecanismo para enfrentar el cambio climático y ofrecer alternativas productivas sostenibles con el patrimonio forestal.

“Las alianzas nos han permitido fortalecer los procesos ambientales y por ello en el marco de esta formación y con nuestro acompañamiento  se estableció un cultivo principal de tres hectáreas con plantas de cacao, en donde los 26 indígenas fueron sensibilizados y capacitados sobre el cultivo de esta especie promisoria en la región, con lo que se mitiga la deforestación en la zona y se genera sostenibilidad para los participantes” señaló el Teniente Coronel Alexander Álzate Gómez, Comandante del batallón de ingenieros Liborio Mejía.

Como valor agregado al proceso, los aprendices – indígenas han dispuesto que sea un cultivo orgánico, en donde involucran sus conocimientos ancestrales en toda la cadena de producción.