JHONNATAN CRUZ| MOCOA | El presidente de la República, Juan Manuel Santos, de visita esta mañana en Mocoa, Putumayo, lamentó la tragedia que enluta a toda la población de este municipio del sur del país, y confirmó que la cifra de personas fallecidas ya llegó a los 159 hombres, mujeres, niños y niñas que fueron sepultados por el lodo y las rocas que arrastraron en la madrugada de hoy los tres ríos que cruzan a Mocoa.

Luego de realizar un recorrido por algunos de los 15 barrios afectados, Juan Manuel Santos, se reunió con las autoridades locales y regionales para establecer las medidas de contingencia a tomar ya que el número de personas muertas desborda la capacidad de atención de las instituciones en Mocoa.

ma14

El jefe de Estado también informó que hasta el momento el número de heridos atendidos en los diferentes hospitales llega a 200 personas, de las cuales 22 presentan lesiones de consideración por lo que están siendo trasladadas por vía aérea a ciudades como Neiva y Bogotá.

En Mocoa, la población aún no sale de la desolación, el comercio se encuentra completamente cerrado, no hay servicio de energía eléctrica, no hay agua potable, ni suministro de gas natural. Incluso el combustible empiece a escasear.

ma13

Por las calles de los barrios afectados no se puede observar sino a decenas de personas tratando de retirar el lodo de sus viviendas, y buscando recuperar algunos enseres materiales. Pero aún más desolador es el caso de aquellos a quienes la avalancha no les dejó nada, ni casa, ni ropa, e incluso a muchos, no les dejó ni siquiera la oportunidad de despedirse de sus seres queridos.

Aunque el número de víctimas fatales podría incrementarse en las próximas horas como consecuencia del número tan alto de personas desaparecidas que reporta la comunidad, también es cierto que la tragedia pudo haber sido mayor si los pobladores de los barrios por donde pasó la avalancha no alcanzan a evacuar sus viviendas.

“Mi familia y yo empezamos a escuchar y a ver como crecía el caudal del agua y alcanzamos a salir corriendo, incluso a mí me tocó esperar como media hora agarrado de un poste y con el agua y el lodo casi que en la cintura”, afirmó uno de los comerciantes que sobrevivió a esta terrible tragedia que enluta al sur del país y a toda Colombia.

09e0a4f0-fb64-4f6e-988e-e672958c1666 63a3700a-47c6-451a-aba0-2f2d3ae792ce 77e1537b-f508-4e25-9221-16954b20b259 6836d85a-967d-4679-b7cc-6f31eec111c9 a698f3d4-d5d1-4737-a548-bed63ea76eac aab74852-8444-46c1-9ad0-a8f634216f8c c304a8cc-5ef1-45af-b77d-2c3eb311a322 d7e03f88-e5a2-4710-af32-966a87e785d4 1ff84193-1ece-456a-bf45-4b96c56c5173 02f698b6-bc79-4f8c-85f9-2022804fdc41