En el Centro Tecnológico de la Amazonia de la Regional Caquetá, 400 aprendices se benefician con la adquisición de nuevos equipos y maquinaria especializada para el sector agropecuario, por parte del SENA.

“Con los equipos estamos conociendo nuevas formas y técnicas en el manejo de animales y de los cultivos, la práctica es mejor y vemos cómo con dedicación, conocimiento y tecnología, el campo puede ser más productivo”, explicó Cristian Danilo Hernández, aprendiz de la carrera tecnológica en Producción ganadera, quien nació y se crio en zona rural, a la que espera regresar para trabajar.

La inversión fue de 150 millones de pesos, representados en seis motoazadas, con sus accesorios; dos guadañadoras; dos ordeños mecánicos; dos incubadoras, cada una con capacidad para 500 huevos; cuatro detectores de celo; báscula electrónica; picadora de pasto; mezcladora y un molino de martillo, y corresponden a la inversión dispuesta por la Dirección General de la entidad, a través de la cual se contribuye con el desarrollo tecnológico en materia de formación y de calidad educativa en las regionales del país.

“Si queremos alimento y progreso en la ciudad, debemos fortalecer el campo, razón por la cual con esta maquinaria buscamos excelencia en la formación agropecuaria y así, con mano de obra cualificada mejorar la productividad, y generar empleo y autoempleo en la zona rural del Departamento”, destacó José Delby Vargas, director de la Regional Caquetá del SENA.

Dadas sus condiciones geográficas y económicas, esta región tiene vocación agropecuaria. Pese a ello, según las evaluaciones agropecuarias de la Secretaría de Agricultura Departamental, se calcula que sólo el 0.68 % del territorio del Departamento está explotado en el sector agrícola con cultivos transitorios, anuales y permanentes o semipermanentes equivalentes a 60.495 hectáreas de las 8.896.500 que tiene el Caquetá.

Los pocos productos agrícolas (plátano, yuca, maíz y frutos amazónicos) tienen un rendimiento por hectárea por debajo de los promedios nacionales que no satisfacen la demanda de los habitantes del Departamento.

Lo que significa que en el campo están las oportunidades para la comunidad, al igual que para quienes se forman en la entidad y como respuesta a ello en los últimos tres años se ha incrementado la formación agrícola y pecuaria, llegando al 35% del total de procesos pedagógicos impartidos en la región, buscando que la población regrese a la zona rural a fortalecer la producción agrícola.

“La maquinaria permite aprender haciendo en los ambientes reales de aprendizaje, logrando que el aprendiz se apropie de su quehacer diario, y entienda que el progreso y comida de la región está en el desarrollo del campo”, dijo John Jairo Vela, instructor del área agrícola en Caquetá.

El tema de seguridad alimentaria no solo es importante en esta región, es una prioridad del Gobierno Nacional y el planeta en general, al ser Colombia –según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO–), uno de los siete países con mayor potencial para incrementar la producción agrícola y ser despensa agrícola, ya que el mundo necesita un sistema sostenible que alimente a 9.000 millones de personas en 2050.

El manejo de los equipos y maquinaria con los que ahora cuenta la Regional Caquetá aporta a la formación integral  para  el empleo rural y prepara a los aprendices con los más altos estándares de calidad y pertinencia para ser competitivos, y contribuir con el desarrollo productivo y alimenticio del Departamento.