Tras siete meses de formación en casa, el Centro Tecnologico de la Amazonia del SENA en esta región del sur del país, volvió a abrir sus puertas para recibir a un moderado número de aprendices e instructores de diversos programas académicos, que fueron caracterizados para realizar prácticas en talleres y laboratorios especializados y quienes en estos espacios estarán cumpliendo con las medidas de bioseguridad establecidas por el Ministerio de Salud para la prevención del contagio por Covid 19.

“Pese a que continuamos incentivando el trabajo y la formación  en casa, de manera gradual estamos afrontando la nueva realidad, razón por la cual se diseñó el protocolo de bioseguridad que ya está aprobado por la Alcaldía de Florencia, para la seguridad de quienes están regresando a las instalaciones habilitadas”, destacó Irma Omaira Maya, directora (e) del SENA en Caquetá.

Para la implementación del protocolo fue necesario la marcación  y señalización de áreas comunes, talleres y laboratorios especializados, instalación de lavamanos y dispensadores de gel y alcohol, diseño de turnos y aforos para evitar aglomeraciones, entre otras medidas, con las que se está dando cumplimiento a lo establecido para adelantar con alternancia las acciones prácticas requeridas por los aprendices.

“Se ha hecho la respectiva señalización en ambientes de formación para que la gente mantenga y respete sus distancias, hemos dispuesto la desinfección permanente de áreas comunes y en la entrada se exige el uso correcto de tapabocas, toma de temperatura, limpieza de zapatos y lavado de manos a quien ingrese al centro de formación”, manifestó Diana Rodríguez, Líder de Seguridad y Salud en el Trabajo.

También se ha entregado a los instructores los elementos necesarios para el proceso de limpieza y desinfección de las herramientas que utilizan, cabe destacar que a los ambientes solo ingresan 10 personas por turno.

Para el transporte y estancia de los aprendices a la Granja Amazónica donde se adelantan las prácticas del sector agropecuario, también fueron establecidas las medidas de ubicación, señalización y aforo en cada uno de los espacios requeridos para adelantar los procesos pedagógicos.

 “Nos alegra volver a los ambientes, para interactuar, conservando la distancia, con nuestros compañeros e instructores, consideramos que era necesario la práctica y con tranquilidad notamos que en el centro se siguen los protocolos para nuestra seguridad”, expresó, Ingrid Tatiana Cabrera, aprendiz de la formación tecnológica en Producción Ganadera.

La directora (e) puntualizó que, aunque se ha planeado cada detalle de la mano de los coordinadores y el equipo de Seguridad y Salud en el Trabajo, acatando las normativas vigentes, periódicamente se evaluará el ejercicio del retorno con el objetivo de buscar la mejora continua.