Congelar durante la crisis que vive Colombia por cuenta del coronavirus, los precios de los productos de la canasta familiar, y así frenar el acaparamiento y la especulación que se está presentando en los últimos eslabones de la cadena productiva del país, propuso el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo.

El jefe del Ministerio Público, quien ha expresado varias preocupaciones y está con todos los radares puestos manifestó, “el 32 por ciento de la población de Colombia es campesina, necesitamos poner en marcha unos mecanismos de protección a esos 13 0 14 millones de colombianos, la mayoría mayores de 40 años que son quienes producen el 70 por ciento de los alimentos”.

Manifestó que Colombia debe pensar también en quienes están produciendo los alimentos   que se consumen en las ciudades, que es fundamental para la seguridad alimentaria del país.

Expresó Carrillo, “realmente es mucho lo que se puede hacer y en el tema de las pruebas se requiere idoneidad, agilidad, mucho profesionalismo para que se sepan los números reales del contagio y podamos adecuadamente evitar la propagación de la pandemia”.

Invitó además a que los colombianos denuncien, ya que se tienen reportes de varias zonas del país lo que tiene que ver con la especulación y acaparamiento, “creo que se necesitan controles de precios, lo pedimos nosotros en el caso de los medicamentos relacionados con la pandemia, y en el caso de los productos de la canasta familiar hay que poner en marcha esos controles de precios y garantías para la comercialización y abastecimiento”.