Florencia. Hasta la inspección de Araracuara del municipio de Solano, llegó el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), para implementar la Modalidad Propia e Intercultural de Primera Infancia, dirigida a niños y niñas menores de cinco años de edad, así como a mujeres gestantes y madres en periodo de lactancia de las comunidades indígenas Guacamayo, Andoque y Mesay, ubicadas en el departamento de Caquetá.

De esta forma, el ICBF asegura que estos niños, desde su concepción hasta los 5 años de edad, serán atendidos con el enfoque diferencial, el cual tiene como objetivo garantizar el derecho a la educación inicial, en el marco de la atención integral, mediante acciones pertinentes y respetuosas de la diversidad étnica y cultural de las comunidades étnicas. Este programa tendrá una cobertura de 120 cupos entre niños menores de cinco años y mujeres gestantes, focalizadas por las mismas comunidades indígenas.

La modalidad se implementa a través de las Unidades Comunitarias de Atención (UCA), a partir de las cuales se desarrollan 4 tipos de atención: los encuentros con el entorno en los que los niños tendrán interacción con los espacios y ambientes característicos de sus territorios como las chagras, los ríos y las malocas, en los que transcurre su vida cotidiana, y ocurren los procesos de socialización de la cultura y formación para la vida; los encuentros en el hogar, que son visitas domiciliarias realizadas por un equipo intercultural; los encuentros comunitarios, que involucran a los mayores y demás figuras de autoridad de las comunidades; y los encuentros con mujeres gestantes, en las que se abordan temas como lactancia materna y las prácticas de crianza.

Para la atención de los niños y mujeres gestantes, el ICBF conforma equipos interculturales de talento humano, integrados por profesionales en psicología, nutrición, salud y pedagogía, así como dinamizadores comunitarios y agentes educativos pertenecientes a las mismas comunidades étnicas que conocen la cultura y la tradición oral de sus pueblos, así como la lengua materna.

El programa igualmente cuenta con el componente nutricional, cuyas minutas son construidas de manera concertada con las comunidades e incluyen alimentos y preparaciones propias de la cultura alimenticia de las comunidades indígenas y aportan el 70% del requerimiento nutricional de los usuarios.

Con la Modalidad Propia e Intercultural de Primera Infancia, ICBF atiende a niños de comunidades indígenas del Aracuara, Caquetá