Florencia.  La anulación de la inscripción de cédulas de más de un millón 600 mil ciudadanos en toda Colombia por parte del Consejo Nacional Electoral ha generado toda suerte de interrogantes, dudas y sinsabores entre las personas que esperaban participar activamente de las elecciones del próximo domingo 25 de octubre.

Y es que en pro de combatir el delito de trashumancia electoral, el CNE ha llegado a realizar descalabros de tal magnitud, que hace poco debió retractarse de la resolución que revocaba miles de cédulas inscritas en la ciudad de Bogotá. En la capital colombiana la máxima instancia electoral del país admitió que hubo errores al anular las inscripciones de cédulas, pero no realizó el mismo acto de contrición en el resto del país donde millones de ciudadanos no entienden los motivos que llevó al CNE a revocar su inscripción.

Como una manera de corregir sus errores, el CNE recibió los recursos de apelación hasta el pasado lunes a los ciudadanos que aún seguían interesados en ejercer su derecho al voto en el lugar donde se inscribieron, obligándolos a surtir una serie de trámites y documentos que acreditaran su arraigo al lugar donde los colombianos habían realizado su inscripción.

Con todo eso, parece ser, que el CNE no echará atrás su decisión, excepto en Bogotá, y serán miles los ciudadanos en el país y en Caquetá que no podrán sufragar en su lugar de residencia, tal es el caso de la misma Gobernadora del departamento, Martha Liliana Agudelo, quien inscribió su cédula en la Registraduría de Florencia, y esperaba votar en la I.E. Juan Bautista Migani, pero la resolución del CNE dejó sin validez su inscripción y por eso la mandataria si desea hacer uso de su derecho al voto deberá hacerlo en Armenia, Quindío, específicamente en el puesto de votación ubicado en la Escuela de Administración y Mercadeo de la capital quindiana.

gober