Florencia. Con una inversión de más de 5.300 millones de pesos, las directivas del Hospital María Inmaculada buscan realizar un reforzamiento estructural que permita la modernización de unas instalaciones que tienen más de 20 años de uso.

Con este importante proyecto se espera que el primer centro hospitalario del Caquetá avance hacia una nueva etapa de modernización y se pueda a corto plazo iniciar la construcción de una nueva torre que mejore la calidad de los servicios que presta el hospital a sus pacientes.

El director del HMI, Jhon Ernesto Galvis, destacó que las obras de reforzamiento iniciarán en este mes de febrero ya que el alza en el valor del dólar incrementó los costos del proyecto, por lo que se debió realizar una adición de 170 millones de pesos al valor inicial.

Según el director del centro médico, los trabajos para reforzar la estructura del hospital no interferirán con la prestación del servicio a la comunidad ya que tan solo dos oficinas administrativas deberán desalojarse.

Ampliación

Jhon Galvis recordó que este proyecto de reforzamiento es necesario para poder ampliar posteriormente la planta física del Hospital María Inmaculada, proyecto que se espera esté aprobado en el mes de marzo para posteriormente presentarlo ante los diferentes fondos de financiamiento y continuar avanzando hacia la modernización del principal centro médico de la región.

Sobre la posibilidad de proyectar al Hospital María Inmaculada como un hospital universitario, su director aseguró que el primer paso es el reforzamiento de la estructura, luego la ampliación de la planta física, y posteriormente la adquisición de tecnologías y redes que permitan soñar con un hospital universitario en el Caquetá.

HMI reforzará su estructura arquitectónica.
HMI reforzará su estructura arquitectónica.