Solita. El reciente aumento del nivel del río Caquetá, a causa de la fuerte ola invernal que atraviesa el departamento, mantiene en alerta a los pobladores de los municipios: Curillo, Solano y Solita.

Según el reporte de la administración municipal de Solita, algunos barrios ubicados a orillas del afluente ya se encuentran totalmente invadidos por las aguas del río, como es el caso del barrio la Vega y el campo de fútbol en Solita, al igual que el barrio Turbay en Curillo y algunas zonas rurales cercanas al río.

Por ese motivo, campesinos del sector ya están sacando el ganado hacia los potreros del casco urbano, buscando evitar la pérdida de sus semovientes; sin embargo, ya se han reportado daños en cultivos de pancoger y enseres.

Aunque hasta el momento las autoridades locales no reportan el número de damnificados ni evacuados a raíz de la emergencia invernal, se sabe que decenas de familias han sido gravemente afectadas por la creciente del caudal del río. Incluso la planta de almacenamiento de Nestlé resultó inundada, dificultando el transporte de miles de litros de leche.

Mientras tanto, las autoridades de Gestión del Riesgo indican que la creciente seguirá en aumento; por esta razón miembros del cuerpo de la Defensa Civil en Solita se encuentran adelantando un monitoreo en los sectores afectados para tener un registro exacto de la población, y así tomar las acciones preventivas necesarias para velar por el bienestar de los habitantes rivereños.

Inundaciones en Solita, Caquetá por creciente del río.
Barrio Turbay de Curillo, Caquetá inundado por creciente del Río Caquetá.
Ganado afectado por las inundaciones en zona rural de Solita, Caquetá.