El homicidio de dos indígenas del pueblo Misak del resguardo del Águila, pertenecientes a la jurisdicción de Belén de los Andaquíes. El paro armado del ELN en el departamento; y algunos hechos de amenazas a líderes sociales y docentes adscritos al sindicato de la Asociación de Institutores del Caquetá, (AICA), fueron los tres temas tratados durante el Consejo Extraordinario de Seguridad convocado por la Gobernación del Caquetá en las últimas horas.

El Gobernador (E), Héctor Mauricio Cuéllar Pinzón, señaló que, en relación al homicidio de los indígenas, se adelantan las investigaciones por parte de la Fiscalía, y existe preocupación entre las autoridades por el desplazamiento de la población de este sector hacia el casco urbano de Belén de los Andaquíes. 

 “Lo triste es que hay una decisión tomada de estos pueblos indígenas que se encuentran en ese sector. La de salir hasta el casco urbano de Belén por tema de seguridad. Sin embargo, también hay que informar que la VI División del Ejército ha dado todo el respaldo de enviar hombres a la zona para preservar la normalidad y tranquilidad en el sitio”, advirtió Cuéllar Pinzón.

Agregó que la Gobernación del Caquetá está atenta a prestar apoyo logístico para el traslado de los cuerpos de los dos indígenas desde Florencia hacia Belén, así como de participar este jueves de un Comité Territorial de Justicia Transicional en ese municipio para identificar las acciones que se van a tomar junto con la Alcaldía de Belén de los Andaquíes frente a la decisión de la comunidad indígena de trasladarse durante 15 días al casco urbano.

De otro lado, el Gobernador (E), entregó de un parte de tranquilidad a los caqueteños en cuanto a los anuncios del ELN de adelantar un paro armado, al confirmar que en el departamento no hay presencia activa de este grupo armado al margen de la ley.

Finalmente, en el tema de amenazas a líderes sociales y docentes se fijó un compromiso con los representantes de sindicatos y agremiaciones para que se active la ruta y se interpongan las denuncias ante las autoridades respectivas.

Por su parte, Marino Ijaji Lebaza, Secretario Técnico de la Mesa de Concertación de los Pueblos Indígenas del Caquetá, destacó el anuncio de apoyo por parte de la administración departamental en todo el proceso de traslado de los dos indígenas muertos, y las acciones que se van a concertar de la mano de las demás autoridades con respecto al desplazamiento de la comunidad Misak al casco urbano de Belén.