Florencia | Con la celebración del Domingo de Ramos, momento en el que se recuerda la entrada apoteósica de Jesús de Nazaret en Jerusalén, aclamado por una multitud, se dio inicio el domingo anterior a la Semana Santa en todo el mundo. Florencia y el Caquetá no podían quedarse atrás en esta tradicional fiesta religiosa y por ello miles de feligreses colmaron las iglesias de los 16 municipios del departamento.

El obispo de la Diócesis de Florencia, monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo, presidió la ceremonia litúrgica en la catedral Nuestra Señora de Lourdes de la capital caqueteña, y desde allí invitó a toda la comunidad católica a vivir de manera viva la Semana Santa en la que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

“La invitación es que la Semana Santa se viva  en un espíritu de recogimiento, de acogida, de fraternidad y de mucha oración y espiritualidad en las diferentes parroquias, no solo de la ciudad sino de los municipios”, comentó monseñor Omar de Jesús Mejía.

Con los tradicionales ramos en la mano, los florencianos participaron de la procesión que pasada por lluvia recorrió las calles céntricas de la capital caqueteña. En medio de oraciones y cantos, los feligreses acompañaron la imagen de Cristo y compartieron la magia y alegría que irradia la Semana Santa.

El Obispo de Florencia aprovechó la ocasión para invitar a los católicos a aprovechar este año 2016 en el que el papa Francisco convocó a vivir a plenitud la misericordia de Dios padre, “el Papa ha insistido mucho en las 14 obras de misericordia que son las obras corporales y las espirituales…  no son complicadas sino sencillas para vivirlas en la cotidianidad de la vida y ojalá con mucho énfasis en el tiempo de la Semana Santa”, dijo Monseñor.

Entre esas obras de misericordia de las que habla el papa Francisco y el Obispo de Florencia se encuentran: visitar a los enfermos, dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, dar posada al peregrino, visitar a los presos y enterrar a los difuntos. También dar buen consejo al que lo necesita, corregir al que se equivoca, perdonar al que ofende, consolar al triste y rezar a Dios por los vivos y los muertos.

Monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo, pidió no olvidar orar por la paz de Colombia en un momento en el que se podría dar un giro importante a la historia de sangre que vivió durante más de 50 años, “el mensaje del  evangelio es la paz. Jesucristo nos va a decir el domingo y el viernes Santo que es el príncipe de la paz. El domingo de resurrección Jesucristo se va a presentar para traer la paz ante unos discípulos que están atemorizados y escondidos. Es el mensaje contundente de siempre para entender que la paz es un don de Dios”.

Monseñor Omar de Jesús Mejía presidió los eventos litúrgicos en la catedral Nuestra Señora de Lourdes.
Monseñor Omar de Jesús Mejía presidió los eventos litúrgicos en la catedral Nuestra Señora de Lourdes.