Florencia| Juan Pablo Núñez Barahona, profesional de apoyo del Parque Nacional Natural Serranía del Chiribiquete en Caquetá, habló de los funcionarios que vienen siendo objeto de intimidaciones y amenazas en el municipio de San Vicente del Caguán. Rechaza el aumento de coacciones en contra del personal de parques naturales.

Algunos de ellos no han podido regresar a sus territorios, dice. Grupos armados y terratenientes estarían detrás de las intimidaciones. Uno de los casos más recientes ocurrió en el departamento del Caquetá, donde los encargados del parque Picachos fueron amenazados y no han podido retornar por miedo a las represalias.

Núñez Barahona, quien ha manifestado en varias ocasiones que la situación ya es insostenible, explicó que a la par con las intimidaciones, la utilización de los parques como zonas para cultivos ilícitos, complica aún más la seguridad de los funcionarios que cada vez sienten más temor por cumplir con sus labores.

“Alrededor de 21 asesinatos llevamos en lo recorrido de la creación de parques nacionales”, denunció.

Mientras tanto, la directora nacional de Parques Nacionales Naturales, Julia Miranda, hizo un llamado al diálogo y compromiso con la protección ambiental.

En Caquetá las intimidaciones se incrementaron desde el pasado operativo donde seis campesinos fueron capturados y mil reses incautadas por ocupación irregular de parques.