Florencia. En esta ocasión el ICBF, a través de su Directora Regional, en Caquetá, Adriana Marcela Echeverry Perdomo, ha invitado a los alcaldes del departamento a unirse a la campaña nacional que el instituto lanzó el pasado viernes 29 de noviembre para evitar que niñas,niños y adolescentes resulten lesionados con pólvora durante las festividades de fin de año.

“Necesitamos del apoyo decidido de los mandatarios locales, tanto en ejercicio como los electos, para que, de acuerdo con lo establecido en la Ley 670 de 2001 y el Decreto 1181 de 2015, regulen y controlen la fabricación, almacenamiento, expendio, transporte, distribución, venta y uso de pólvora, artículos pirotécnicos o fuegos artificiales. Sobre todo, que recuerden la prohibición expresa de vender pólvora a los menores de edad”, señaló la Directora del ICBF.

Así pues, el reto como sociedad es seguir bajando las cifras de menores de edad lesionados con pólvora. Mientras entre 2013 y 2016 los registros en las festividades de fin de año eran de cero (0) casos, para 2017 fueron 6, y para 2018 un caso.  “Hago un llamado a los padres de familia a estar atentos de sus hijos y a que adopten las medidas de seguridad en espectáculos que incluyan fuegos pirotécnicos”, sostuvo.

“Si dejamos a los niños, niñas y adolescentes manipular pólvora estamos exponiéndolos a que sufran quemaduras, intoxicaciones, lesiones en sus cuerpos, mutilaciones e incluso provocarles la muerte. Cuando permites que los niños usen pólvora, nada queda para celebrar en estas fiestas”, aseguró la Directora del ICBF.

En caso de que un niño resulte lesionado con pólvora, el ICBF les recuerda a los padres de familia o cuidadores la importancia de acudir inmediatamente a los centros de salud, para evitar que se agrave el estado de salud del menor de edad.

“En Caquetá hacemos un llamado especial a la concientización a los adolescentes para que eviten manipular pólvora. Nuestra obligación es advertirles sobre los peligros a los que se exponen, contactar a sus adultos responsables y notificar a las autoridades para que actúen. Y como el ejemplo empieza por casa, en nuestras familias renunciamos a toda tradición que requiera el uso de pólvora”, destacó Adriana Echeverry.

“Desde el ICBF queremos hacer equipo con las familias para proteger a nuestra niñez de las graves consecuencias que deja el uso de pólvora. Quiero decirles que en estas fiestas el mejor regalo que le podemos dar a los niños es cuidar su integridad y su vida. Actuemos para mantenerlos alejados de todo peligro. Todo lo que hacemos les queda”, puntualizó la Directora Regional.

ICBF hace llamado a alcaldes del Caquetá a que adopten medidas para evitar niños lesionados con pólvora.