En 2016 Caquetá contó con un Contraloría más activa y participativa

Eduardo Moya Contreras, contralor del Caquetá.

FLORENCIA| La llegada de Eduardo Moya Contreras a la Contraloría Departamental de Caquetá, permitió no solo hacer más visible esta entidad, sino avanzar en procesos de responsabilidad fiscal que se encontraban represados.

Durante el 2016 este ente de control no solo se enfocó en las instancias sancionatorias, sino también en los temas preventivos con el apoyo y fortalecimiento de las veedurías ciudadanas y los órganos de control político como los concejos municipales y la Asamblea Departamental.

“Hemos estado dando unas charlas a concejales sobre cómo deben actuar en esos debates de control político. Cómo deben convocarlos, y hemos suministrado la información pertinente a los concejos sobre las auditorías de los municipios  y sus empresas de servicio público… hemos avanzado mucho en el tema de las veedurías, sobre todo para que se haga veeduría en las obras públicas y las denuncias estén bien soportadas”, afirmó el contralor Eduardo Moya Contreras.

d1

Y es que este primer año de labor al frente de la Contraloría Departamental del Caquetá, ha permitido adelantar 19 auditorías en las que se encontraron más de 200 hallazgos de carácter administrativo y fiscal, de los cuales 25 le competen de manera directa a la Contraloría y sumarían un presunto detrimento de más de 712 millones de pesos.

Para el Contralor Departamental, sigue siendo evidente la falta de claridad en los procesos pre contractuales, ya que la falta de una mayor rigurosidad en los estudios de mercado posibilita el direccionamiento de los contratos.

“Sigue fallando las administraciones en los temas de la parte contractual, en los procesos pre contractuales, ya que no están bien estructurados. No se hacen estudios del sector respectivo, podríamos decir que hay direccionamiento en esos procesos y cierto favorecimiento porque queda muy cerrada la oportunidad”, destacó Moya Contreras.

d3

Para la Contraloría Departamental, aún falta una mayor transparencia y publicidad de los diferentes procesos contractuales, ya que hay mucha información que no es subida de manera oportuna a la página de contratación pública (Secop).

Uno de los logros más importantes de la Contraloría Departamental en el 2016 tiene que ver también con la evacuación de algunos procesos represados con lo cual se lograron aperturar 34 procesos, 30 más fueron fallados  con responsabilidad fiscal, 10 fueron fallados sin responsabilidad fiscal, cinco fueron cerrados por pago anticipado, y 13 más fueron archivados por falta de méritos.

Eduardo Moya Contreras, contralor del Caquetá.

Eduardo Moya Contreras, contralor del Caquetá.